24 horas en las fiestas…

El pasado día 14 llegué a Villorejo con la noble intención de disfrutar de 24 horas de las fiestas de nuestro pueblo.

La verbena estuvo animada y tras el primer descanso algunos de los más jóvenes hicieron sus pinitos con el micrófono con dispares resultados, pero todos con entusiasmo. Yo resaltaría de la verbena que allí bailaba todo tipo de gente, mayores, maduritos y sobre todo jóvenes, una cuadrilla de jóvenes alegre y envidiablemente activos e interactivos con la banda Fuera Stress. Al chocolate no llegué, aunque bien me hubiera gustado.

El día 15 de madrugada fueron las dianas, según programa. Amaneció lluvioso, chirimiri dirían en Euskadi, y fresco, bastante fresco. De nuevo los más jóvenes estuvieron a la altura y sobre ellos recayó el peso de las dianas. Acompañados por un carromato a pedales y algunos soldados romanos fueron despertando al pueblo y pidiendo por la salud y larga vida de sus vecinos. En alguna casa se les agasajó convenientemente, jamón serrano, porrón de cerveza y limón, pastas, moscatel…

Llegó el acto central del día, La Misa de la Asunción, celebrada por D. Agustín y un sacerdote mayor y algo chaparrete venido de Burgos. El coro hizo una buena labor de aliño, como siempre, y aparte de felicitar a María por su día, se nos invitó a ser un poco mejor cristianos en aquello que precisamos mejorar cada uno: en la relación de pareja, en el trato y respeto a nuestros mayores, en las relaciones vecinales,… en fin a hacer de la fe algo real y vital en el trato con los demás.

Tras la Misa, el teatro. Se abrió la exposición sobre Etiopía: el día 13 hubo una charla muy interesante sobre Wukro y Etiopía y sobre el proyecto del padre Ángel Olarán y tras la charla se dejó una serie de fotografías bastante artísticas sobre aquella realidad. También unas camisetas, bolsas y algo de cerámica por si alguien quiere colaborar con una pequeña ayuda al proyecto…

15-agosto-2012-3.jpg

15-agosto-2012-4.jpg

El teatro, seguramente por inclemencias del tiempo, se hizo en las cocheras de la cooperativa, en la plaza; que se quedaron pequeñas, porque todos queríamos verlo. Fue bastante entretenido y pudimos ver como el Doctor Frankestein trataba con ayuda de algunos vecinos de Villorejo de dar vida a Frankistina, aunque como siempre que hay mujeres por medio, los resultados no fueron los esperados. Yo personalmente me reí muchísimo con el ayudante del Dr. El jorobado Igor. Más de una hora de buen entretenimiento y que sirvió para que el día fuera levantando y mejorando la temperatura.

15-agosto-2012-1.jpg

15-agosto-2012-2.jpg

Vermouth, a comer y ¿siesta? Luego el Rosario, con pequeño lío de horario incluido y con otro cura diferente al de la mañana: D. José Rodríguez Llanillo y D. Agustín. Tras el cantado, procesioneado y multitudinario Rosario, cantamos la Salve y besamos la reliquia y el nuevo cura nos avisó que para el 2 de septiembre vendría un nuevo párroco al pueblo, llamado D. Roberto y de 31 años. Nada más y nada menos. Pues en septiembre le conoceremos…

15-agosto-2012-5.jpg

15-agosto-2012-6.jpg

Durante el día se fue haciendo entrega de la revista anual de los amigos de villorejo, por parte de Carlos Rodrigo y con ella cubrimos el espacio entre la comida y el rosario. Más adelante supongo que será insertada en la web, como los números anteriores. Al igual que aquellos, la de esta año no defrauda y en las casas hay pelea por cogerla y hojearla y ver las fotos,…

Al último acto al que acudí en estas 24 horas en las fiestas de Villorejo fue al concierto-recital de Mónica, José Luis y Eloy Rodrigo en la Iglesia. Mónica al piano y sus hermanos al violín nos deleitaron con trece piezas de clásicos del cine y llenaron de nuevo el templo de gente y de aplausos.

15-agosto-2012-7.jpg

Tuve que marchar, con cansancio y sobre todo con pena, pero contento y orgulloso una vez más de mi pueblo; porque gracias a la labor y entrega de algunos, y a la participación y acudir a los actos de muchos de los vecinos, las fiestas de Villorejo son una maravilla: entretenidas y muy completas. Ojalá que este aparentemente sencillo buen ambiente sepamos agradecerlo a los que lo hacen posible y sobre todo estemos dispuestos a colaborar y a seguir haciéndolo posible muchos años más.

¡Gracias, Villorejo!

Deja un comentario

Debes estar registrado para comentar.